Es curiosa la definición que ofrece el diccionario de la Real Academia de la Lengua Española para la palabra ‘Emprender’.

  1. tr. Acometer y comenzar una obra, un negocio, un empeño, especialmente si encierran dificultad o peligro.

Esa dificultad o peligro bien puede traducirse en esfuerzo para salvarlas. Eso bien lo saben los emprendedores empresariales, porque la mayor de las veces hoy en día la palabra emprender va asociada al ámbito empresarial.

Buena muestra de ello es Andalucía Emprende Fundación Pública Andaluza, ente andaluz que ofrece ayuda en esta labor puesto que, como indican en su web, “creemos en el talento y en la iniciativa emprendedora como principales impulsores de la economía y del empleo”. Y lo hacen a través de los cientos de CADE (Centros Andaluces de Emprendimiento) repartidos por la geografía andaluza. En Utrera contamos con uno estos centros que no sólo ofrece asesoramiento e información a empresas, empresarios y autónomos, sino que en coordinación con otros organismos como el Ayuntamiento de Utrera, asociaciones, centros educativos… pone en marcha iniciativas orientadas al fomento de la filosofía emprendedora. Os recordamos que el CADE  de Utrera se encuentra en Abate Marchena s/n (al lado de RENFE) y en el P.I. El Torno (junto a la ITV). Además, a través de su perfil de Facebook podéis estar informados de su actividad.

Una de las últimas en desarrollarse ha sido un Taller de Creatividad y Logotipos desarrollado con jóvenes de los institutos locales con los que han trabajado la creación de una microempresa. De este modo, se les acerca la filosofía del emprendimiento dándoles unas nociones básicas y mediante el fomento del trabajo en equipo. Otros talleres previstos tienen que ver con la imagen corporativa y financiación de las empresas, el desarrollo de las habilidades directivas y comunicativas o con cómo realizar presentaciones eficaces.

Además, con estos estudiantes también se llevan a cabo visitas a empresas o encuentros con empresarios locales que comparten y acercan su experiencia emprendedora. Todo ello con el objetivo de familiarizar a estos jóvenes con la que puede ser su opción de futuro, dotarles de habilidades transversales, por lo que no sólo podrán aplicarlas en el ámbito empresarial, y alejar o aliviar esas posibles dificultades que conlleva el emprendimiento.