Para hablar de maltrato infantil, partiremos de la definición que ofrece la OMS (Organización Mundial de la Salud):

El maltrato infantil se define como los abusos y la desatención de que son objeto los menores de 18 años, e incluye todos los tipos de maltrato físico o psicológico, abuso sexual, desatención, negligencia y explotación comercial o de otro tipo que causen o puedan causar un daño a la salud, desarrollo o dignidad del niño, o poner en peligro su supervivencia, en el contexto de una relación de responsabilidad, confianza o poder. La exposición a la violencia de pareja también se incluye a veces entre las formas de maltrato infantil.

En este sentido, si la violencia es condenable en todos los sectores, mayor debiera ser cuando se produce en edades tan tempranas, dadas las consecuencias que puede acarrear en el desarrollo de estos niños. Siguiendo la descripción que ofrece la OMS, la Organización señala que recibir maltrato en la infancia provoca tal sufrimiento en los niños que puede desencadenar en situaciones de estrés extremo que arrastrarán hasta la edad adulta. En consecuencia, pueden convertirse en adultos con graves problemas de conducta, físicos o mentales como, por ejemplo, continuar siendo víctimas de maltrato a manos de otros o convertirse en maltratadores. Del mismo modo, pueden llegar a sufrir estados de depresión; consumir alcohol, drogas o tabaco en exceso; embarazos no deseados; obesidad e incluso mostrar comportamientos sexuales de alto riesgo.

Por ello, juega un papel fundamental poder contar con medios para detectar posibles casos lo antes posible y evitar posibles secuelas. La familia, escuelas, centros infantiles y juveniles, entre otros, deben estar atentos a las señales que puedan indicar que un niño está siendo víctima de maltrato y denunciarlo ante el organismo competente, con el objetivo de que reciba ayuda lo antes posible y se tomen las medidas oportunas. Del mismo modo, está a su disposición el teléfono de notificación de posibles situaciones de maltrato infantil: 900 851 818. Un servicio que atiende las 24 horas los 365 días del año quejas o denuncias sobre malos tratos físicos y psíquicos, y situaciones de abandono o desatención de menores.

Por su parte, el 116111 también atiende todos los días del año las 24 horas. Se trata de la Línea de Ayuda a la Infancia, destinada a dar la oportunidad a niños y niñas para que puedan expresar libremente sus preocupaciones, de hablar sobre problemas que les afecten directamente y de pedir ayuda en caso de urgencia.

En cualquier caso, Servicios Sociales, Seguridad Ciudadana y Sanidad, entre otros servicios municipales, también tomarán partido en la detección de posibles casos para asegurar que los niños tengan una infancia segura, como les pertenece por derecho.