Atrás quedó aquel DNI (Documento Nacional de Identidad) que mostraba nuestra huella dactilar. Con los años ha ido evolucionando cambiando su aspecto, su tamaño, la información personal que ofrece y haciéndose cada vez más sofisticado. Además, se ha convertido en el dispositivo clave para realizar múltiples gestiones, por lo que ya no es necesario presentar la típica fotocopia de antaño. Es más, no serviría de nada.

Desde el año 2006, todos los Documentos Nacionales de Identidad que se expiden en España son ya documentos electrónicos, coexistiendo actualmente dos versiones: DNIe y DNI 3.0. 

El primero llegó en el citado año 2006 y supuso un gran cambio puesto que, con respecto a los anteriores, era la primera vez que nuestro DNI presentaba aspecto de tarjeta de crédito y, como tal, incorporaba un chip en el anverso en el que se cargaba nuestra información. Toda una revolución, que ha ampliado las posibilidades del dispositivo, como explicábamos días atrás en este post sobre el certificado digital y el Dni electrónico. Si estás interesado, aquí puedes consultarlo.

Pero, ¿qué lo diferencia del DNI 3.0?

El DNI 3.0 surgió en el año 2015 y desde entonces son muchos españoles que ya cuentan con él. Podría decirse que es una versión mejorada del anterior. Aunque su aspecto es muy parecido, quizás la diferencia más llamativa es que presenta el chip en este caso en el reverso de la tarjeta.

Pero en cuanto a funcionalismo, el DNI 3.0 no sólo nos va a permitir la conexión mediante hardware, prestación que ya ofrece el DNIe, sino que también vamos a poder hacerlo de forma inalámbrica a través de la conocida como tecnología NFC (Near Field Comunication). Lo más interesante en este caso, es que esta tecnología está presente en la mayoría de smartphones y tablets, dispositivos que tenemos en nuestro haber  hoy en día buena parte de la ciudadanía. Por tanto, facilitará aún más los trámites que podemos realizar con nuestros DNI. Y es que para utilizar esta función inalámbrica del DNI 3.0 solo es necesario que nuestro Smartphone o tablet cuente con la tecnología NFC y la app del servicio con el que queramos contactar.

En este caso, ya no será necesario descargar ningún tipo de driver como sí lo es en el caso del DNIe, sino que la conexión se iniciará simplemente con acercar el DNI 3.0 a la antena NFC del dispositivo, (a una distancia no superior a 1 cm).

Si aún no eres usuario de este DNI, será el próximo que recibas cuando los expidas.