A lo largo de unos 2 kilómetros, desde la barriada “Vistalegre” de Utrera hacia la vecina localidad de Los Molares, se extiende la vía pecuaria, una senda que cada día eligen decenas de utreranos para pasear, sacar a sus mascotas, montar en bicicleta o practicar algún deporte. Una ruta habitual de tránsito, en cuyo trayecto podemos encontrar la piscina municipal y pistas deportivas donde disfrutar del contacto con la naturaleza para aquellos que deseen alejarse o desconectar de la ciudad.

Es una vía pública abierta al disfrute de los utreranos. No obstante, en ocasiones, se han registrado residuos tales como botellas de vidrio, bolsas de plástico, cartones o papeles tras haber realizado consumiciones. En este sentido, los usuarios deberían tener la responsabilidad de retirar la basura generada para mantenerla limpia. Del mismo modo, como indicábamos, es una vía pública por lo que tenemos que tener la suficiente conciencia cívica para dejarla en óptimas condiciones para que aquellos vecinos que hacen uso de ella para caminar o practicar deporte no la encuentren con esta imagen desagradable. Por lo que todo residuo que generamos, debemos depositarlo en los contenedores más cercanos.

También tenemos que tener presente el impacto medioambiental que provoca dejar basura abandonada, tales como que surjan malos olores por descomposición y que aparezcan y proliferen tanto insectos como roedores. Así como dar pie a que cada vez se acumule más basura por otros usuarios y que la zona acabe convirtiéndose en un vertedero en potencia. Y es que todos podemos disfrutar de la vía pecuaria si lo hacemos con responsabilidad y respeto entre todos.