Si hay una herramienta que haya tenido gran protagonismo en el siglo XXI, esa es sin duda el móvil o mejor dicho, el smartphone, ese teléfono móvil más sofisticado en la medida que nos ofrece la posibilidad de poder conectarnos a internet.
Si ya fue una revolución la proliferación del uso del teléfono móvil, permitiéndonos estar localizados en todo momento, con la posibilidad de poder conectarse a internet no sólo sigue cumpliendo con sus funciones de origen, sino que ha multiplicado las formas de comunicarnos. De hecho, cada vez hacemos menos uso de las llamadas, que han sido sustituidas por las funciones de chat que ofrece la exitosa aplicación “Whatsapp”.

Por su parte, las tarifas telefónicas se han adaptado a estas nuevas tendencias, dando prioridad a la oferta de megas de internet que en definitiva es la más demandada por el público.

Internet en los móviles ha abierto la veda al diseño de numerosas aplicaciones móviles que vienen a cubrir necesidades de todo tipo. En el ámbito comercial han adquirido especial relevancia, ya que facilitan las compras al cliente, realizándolas con tan sólo un clic, y a los negocios les abre la posibilidad de aumentar las ventas y captar nuevos clientes. No obstante, no sólo en el ámbito comercial tienen utilidad las aplicaciones móviles. Cada vez es más frecuente que las administraciones públicas recurran a ellas en aras de favorecer, entre otros cosas, su camino hacia la Administración Electrónica, al tiempo que acercan y facilitan el acceso a los servicios a los ciudadanos. Entre las más destacadas se encuentran la aplicación de Salud Responde de la Consejería de Salud de la Junta de Andalucía, a través de la cual se puede solicitar cita previa. Dentro del ámbito de la salud, también podemos encontrar la aplicación ‘Dona Sangre Andalucía’ con la que puedes saber en tiempo real cuáles son los puntos de donación existentes en Andalucía.

En definitiva, el móvil es un dispositivo que nos ha facilitado el poder estar conectados y en contacto en todo momento. No obstante, ello también ha provocado que se detecten casos de adicción en todas las edades, pero especial atención merecen los que se producen entre la juventud, puesto que en algunos casos repercuten en su rendimiento escolar.