El ritmo de vida actual deja en ocasiones menos tiempo del que quisiéramos para conciliar vida familiar y laboral y ese poco tiempo del que disponemos intentamos dedicarlo a nuestros hijos y a los quehaceres del hogar. Esa atención a los hijos incluye a veces ayudarles un apoyo escolar extras en la realización de aquellas tareas escolares que deben realizar en casa. No obstante, no siempre es posible por desconocimiento de los padres o cuidadores o igualmente por la falta del tan ansiado tiempo.

En este sentido, quizás es necesaria una ayuda extra para estos jóvenes estudiantes más allá de las horas escolares, que les permita seguir avanzando en su educación de forma segura y afianzando conocimientos. Y es que son muchas y distintas las materias de estudio que se imparten en los centros escolares.

Ante esta situación, es recomendable que el centro y las AMPAS estén en constante contacto para evaluar esa posible necesidad e intentar darle respuesta, ya sea con actividades extraescolares u horas de apoyo escolar, entre otras propuestas. El Consejo Escolar Municipal también debe estar presente y tener en su conocimiento la realidad educativa de la ciudad para poder trabajar en su mejora y desarrollo, si fuera necesario, a través de sus técnicos así como en otras esferas institucionales.

Una buena educación en la infancia se traducirá en una sociedad con competencias suficientes para afrontar el futuro con decisión, estando preparada para cualquier itinerario laboral o estudiantil. Por ello, es menester no descuidar estos aspectos y estar atentos a las necesidades de nuestros escolares, planteando siempre soluciones factibles que les permitan alcanzar sus objetivos y que no supongan a sus familiares sobreesfuerzos basados en sacrificar tiempo para estar con la familia alterando su día a día.