La iluminación urbana es un aspecto importante a tener en cuenta por parte de los Ayuntamientos ya que es la que permite que podamos seguir disfrutando de la ciudad fuera de las horas de luz solar que, por suerte, en nuestra tierra son muchas, permitiendo ahorrar energía. Una buena iluminación también evita incidencias, como posibles accidentes que puedan sufrir peatones y conductores, y permite el normal desarrollo de nuestra actividad, así como de la vida pública. Contar con calles bien iluminadas favorece a los negocios locales, sobre todo a la hostelería, que pueden hacer uso de las terrazas y veladores sin necesidad de aportar iluminación extra más allá de la que proporciona el alumbrado público.

Si bien es cierto que hay zonas en la ciudad que cuentan con mayor alumbrado, por su mayor actividad o tránsito, como pueden ser las zonas céntricas, en general todas las calles suelen contar con iluminación. No obstante, ésta requiere cierto mantenimiento por parte de los operarios municipales que estarán atentos a posibles averías o descensos en la intensidad de la iluminación que se puedan producir. Por su parte, los ciudadanos también tienen la responsabilidad social de mantener en óptimas condiciones la iluminación urbana, comunicando al Ayuntamiento posibles incidencias detectadas para que puedan repararse y, sobre todo, evitando actos vandálicos que atenten sobre el mobiliario urbano dedicado a tal fin. Y es que tenemos que tener presente que las mejoras en la ciudad nos benefician a todos.

Por su parte, el Ayuntamiento de Utrera también estará atento a posibles subvenciones y ayudas que pueda percibir y que supongan mejoras de cualquier tipo o ampliaciones en la iluminación urbana.