La experiencia es en muchos casos la clave del éxito o la herramienta para lograr afianzarnos en el ámbito laboral. Indudablemente, también lo es a veces en el sector empresarial, por lo que, si no se cuenta con dicha experiencia o bagaje, ¿cómo se adquiere?. Una buena fórmula es alimentarnos de experiencias conocidas o tomarlas como ejemplo para seguir sus pasos. En este sentido, las asociaciones de empresarios juegan un papel fundamental. En Utrera, han surgido varias en los últimos años, como por ejemplo CENSUR (Círculo Empresarial de Negocios Sur), ACOVE (Asociación de Comerciantes La Vereda de Utrera) o ACUCA (Asociación de Comerciantes de la calle Ancha de Utrera).

Todas ellas se han dado cuenta de que “la unión hace la fuerza”, sobre todo cuando de pequeñas y medianas empresas se habla. Y es que, de este modo, consiguen también un punto de encuentro donde poner en común sus experiencias y compartirlas con los demás, con el objetivo de recibir asesoramiento, enriquecerlos o encontrar fórmulas con las que poder mantenerse en el sector. Es en este punto cuando pueden surgir sinergias, como propone CENSUR, con un único miembro por actividad; campañas comunes, como la celebración del Black Friday por parte de ACOVE el pasado mes de noviembre de 2016 o el sorteo de 1000 euros en vales de compra que realizó ACUCA durante los meses de mayo y junio de 2016. Todo ello está orientado a conseguir mayor visibilidad de los negocios, a potenciar la compra en los comercios locales y a crecer de forma eficiente y reforzada como tejido empresarial de Utrera.

Del mismo modo, como asociación, pueden luchar por unos derechos comunes y encontrar apoyo económico y logístico de una forma más fácil que en solitario o, al menos, más arropada, así como sentar unas bases que allane el camino a los futuros empresarios y emprendedores que surjan en Utrera, puesto que, como decíamos al principio, la experiencia tiene un valor clave.