Cada época del año tienes sus particularidades en cuanto a temperaturas, precipitaciones… se refiere y en torno a ellas acondicionamos nuestros hogares. En Andalucía, la estación más dura, aunque es cuestión de opiniones, suele ser el verano dadas las altas temperaturas que se alcanzan, como bien estamos comprobando en estos calurosos meses, en el que ya hemos sufrido alguna que otra ola de calor. Todo ello nos lleva a recurrir al aire acondicionado día y noche, entre otros electrodomésticos del hogar que nos ayuden a paliar los efectos del calor y nos permitan descansar. No obstante, ¿hacemos un uso responsable de los mismos?

Cuando hablamos de consumo responsable no nos referismo a apagar de vez en cuando nuestro aparato de aire acondicionado y soportar el calor. Si no que es posible hacer uso de él sin sufrir las altas temperaturas y al mismo tiempo consumir menos energía o al menos sólo la necesaria, lo que se conoce como consumo energético responsable.

Los electrodomésticos de última generación ya nos ayudan a ello, puesto que cuentan con una sofisticada tecnología a tal efecto, como son los conocidos sistemas inverter que consiguen mayor eficiencia energética y menor consumo. Un sistema inteligente que acondiciona la temperatura de la estancia, evitando temperaturas excesivamente altas o bajas, como suele ocurrir en algunas grandes superficies. Todo esto se traduce no sólo en un consumo energético adecuado sino también en un gasto económico en energía más cercano a nuestro consumo real. En el mercado, podemos encontrar electrodomésticos eficientes bajo el indicativo A+++, con los que podemos llegar a tener un ahorro del 40% en el consumo energético.

No obstante, no todos los electrodomésticos que tenemos en casa son así, puesto que algunos pueden ser más antiguos y no contar con dicha tecnología. En ese caso, podemos tomar medidas que contribuirán a ese consumo responsable, aún con aparatos de tecnología inverter. Se trata de gestos tan simples como oscurecer la habitación para ayudar a bajar su temperatura, instalar los aparatos en zonas alejadas del sol directo o limpiar regularmente los filtros. Del mismo modo, consumo responsable también es adquirir un aparato de aire acondicionado con un número de frigorías adecuado a la habitación o habitaciones a enfriar, ya que si son elevadas o por el contrario son escasas, se estará consumiendo energía en exceso.