Si echamos la vista a atrás, el uso de la bicicleta parece haber aumentado en los últimos años. Si bien es cierto que en buena parte se debe a una mayor conciencia ante un estilo de vida saludable en la que está presente el deporte, el uso de la bicicleta no se ha limitado a zonas rurales o senderistas, sino que también ha llegado a la ciudad.

La bicicleta en la ciudad se ha implantado como medio de transporte para ir al trabajo a diario, para hacer recados o para cualquier otro desplazamiento que podamos realizar en la ciudad y que no impida su uso. El porqué, además de por realizar actividad física, es porque supone un importante ahorro económico, ya que no consume carburante como la alternativa del vehículo particular, y es cómodo desplazarnos en bicicleta, ya que existen rutas alternativas, generalmente similares a la que se pueden hacer a pie, pero a través de los conocidos carriles bici. Pero hay una razón aún más importante, que nos lleva a hablar hoy del uso de la bicicleta en la ciudad y es que contribuye a la movilidad sostenible, precisamente por la misma razón por la que los usuarios ahorramos dinero, y es que al no ser un medio de transporte a motor no produce emisiones de gases contaminantes.

Os recordamos que estamos en plena celebración de la Semana Europea de la Movilidad en la que se invita a los ciudadanos a tomar conciencia sobre sus desplazamientos poco sostenibles, fundamentalmente desplazamientos en vehículos particulares. En este sentido, en el post ¿Usamos la bici los utreranos? os preguntábamos si era necesario potenciar el uso de la bicicleta en Utrera, pregunta que hasta el momento ha sido respondida positivamente por más del 80% de los usuarios.

El trazado de distintos carriles para bicicleta en la ciudad junto con las zonas cerradas al tráfico y los parques y jardines favorecen esta práctica. No obstante, nos gustaría conocer vuestras propuestas o medidas en esta materia, que contribuyan a lograr una Utrera sostenible donde el uso de la bicicleta sea una de las razones.