Según la web www.sindromededown.net se estima que en España viven unas 34.000 personas con síndrome de Down, y un total de seis millones en el mundo. Los cálculos indican que entre el 30% y el 40% de las personas con discapacidad intelectual tienen síndrome de Down. Y es que es la principal causa de discapacidad intelectual y la alteración genética humana más común.

Por ello, teniendo presente las cifras que ofrece la Fundación Down España, la integración laboral y el acceso a la educación entre las personas con discapacidad es uno de los principales objetivos a alcanzar, por lo que buena parte de esos esfuerzos estarán destinados a la integración de las personas con Síndrome de Down.

En este sentido, son numerosos los colectivos que trabajan en esta labor. Es el caso de DOWN ESPAÑA cuya visión es que todas las personas con síndrome de Down desarrollen el proyecto de vida que ellas mismas determinen y sean ciudadanos activos de pleno derecho. Este mismo propósito, junto con otros como conseguir que adquieran mayor autonomía o tomen contacto con las nuevas tecnologías, con la ayuda de logopedas, psicólogos, pedagogos y profesionales de educación especial es el que fomenta desde la infancia la Asociación ACÉPTALOS de Utrera, de padres y madres de niños con minusvalía. Del mismo modo, la asociación local Apdis es otro de los recursos existentes en Utrera para las personas con discapacidad que lucha por los intereses de este colectivo.

El deporte es una buena fórmula para lograr la integración de las personas con Síndrome de Down, ya que les ayuda a reeducar su postura y contribuye a lograr el autocontrol de los movimientos, además estimula su circulación aportándoles mayor autonomía. Estos son algunos de los beneficios que les aporta la natación según guiainfantil.com, deporte que desde 2015 pueden practicar en Utrera gracias al Club de Natación de Utrera, como os contábamos en esta publicación sobre el deporte adaptado.

Con la estimulación de sus capacidades en un entorno familiar y educacional adecuado y con el trabajo y el respaldo de las instituciones y las asociaciones señaladas, la integración de un número cada vez mayor de personas con Síndrome de Down en distintos sectores laborales o sociales es posible. El maestro, conferenciante, escritor y actor, Pablo Pineda, o la gimnasta, Sara Marín, son algunos ejemplos de ello.