El alcalde de la localidad de Utrera, José María Villalobos, anunciaba hace unos días la inclusión de la obra de rehabilitación de la conocida Casa Surga de Utrera en el Plan de Obras 2015-2019. Una decisión aplaudida por muchos, dado el valor histórico del edificio emblema de la ciudad.

La obra está destinada a convertir la Casa Surga en un espacio cultural, expositivo y escénico, para lo que el primer edil municipal ha invitado en su perfil de Facebook a los utreranos a que realicen propuestas para un posible uso y disfrute de estas dependencias. Aquí puedes acceder a la publicación. Una invitación que ha contado con una alta participación, por ello hemos considerado interesante recopilar un poco de historia para poner en valor lo que fue, ha sido y será la Casa Surga para nuestra ciudad.

La Casa Surga es una Casa Palacio fechada en 1783 (s. XVIII). Está considerada Bien de Interés Cultural y se encuentra incluida dentro de la Base de Datos del Patrimonio Inmueble de Andalucía junto con otros edificios utreranos de interés, como la Casa Palacio de los Marqueses de Tous, la Iglesia de Santiago o el Santuario de Nuestra Señora de Consolación, entre otros tantos. No obstante, su importante ubicación, aspecto colosal y el deterioro que el paso del tiempo ha dejado en ella, hacen de la Casa Surga un símbolo de Utrera con siglos de historia.

Concebida bajo un estilo Barroco, presenta un modelo típico de casa señorial sevillana en la que las dependencias se estructuran en torno a un patio principal rodeado de columnas y arcos. Todo ello realizado en materiales como el mármol, yeso o piedra, material este último utilizado en la portada principal que luce hacia la calle María Auxiliadora, vestigio de su estilo señorial. Buena cuenta de su arquitectura y detallada estructura se muestra en la web del Patrimonio Inmueble de Andalucía citado anteriormente, al que puede acceder desde aquí si están interesados en ampliar información al respecto.

Fue la familia Fernández de Abaunza quien la puso en pie. En concreto, se habla de Francisco Fernández Abaunza, quien fuera Alguacil Mayor del Santo Oficio en Sevilla como apunta el blog ‘Utrera y su historia’. El principal valor, de la considerada para muchos como una joya, es su arquitectura, así como los detalles de su decoración entre los que se encuentran unas pinturas en su fachada que recientes restauraciones sacaban a luz para sorpresa de muchos utreranos. Estas pinturas mostraban el aspecto que refleja este fragmento extraído de un artículo publicado por el diario ABC:

Según cuenta el historiador local Javier Mena «se trata de pinturas que pueden datarse del siglo XVIII y en las que podemos ver motivos indígenas y algunas cabezas de ángeles. Las pinturas más valiosas se encuentran en la parte del mirador de la casa». (Fuente: diario ABC)

Todo lo descrito son huellas de un pasado que forma parte de la historia de Utrera, de su gente, de su idiosincrasia y que tras años de mostrarse apuntalada por los daños del paso del tiempo, ahora comienza una nueva etapa en la historia de la Casa Surga. Y nada mejor que hacerlo en un espacio polivalente y donde la cultura sea el eje vertebrador del edificio con el objetivo de que siga recogiendo durante muchos años el legado de los utreranos.

Además de responder a la encuesta, si lo deseas también puedes dejar tu propuesta u opinión como comentario en este post.