Nunca se ha disfrutado tanto de las ciudades y su entorno como en los últimos tiempos, a lo que ha contribuído en buena parte el hecho de que cada vez más se cuenta con núcleos urbanos más cómodos y accesibles para los vecinos y que contribuyen a la movilidad sostenible. Y no sólo para ellos, también para los visitantes y turistas.

Se trata de ciudades que facilitan a los ciudadanos su disfrute con la introducción de zonas peatonales, libres de tráfico, y con la presencia en muchas de ellas de abundantes zonas verdes y vegetación, caminos escolares, zonas de velocidad limitada, entre otras medidas. En definitiva, medidas permanentes que se toman en algunos casos para transformar las ciudades en pro de potenciar la movilidad sostenible entre la población, cuya promoción se está llevando a cabo hasta este viernes, con motivo de la celebración de la Semana Europea de la Movilidad Sostenible.

Por ello, las ventajas que  introduce la peatonalización no sólo repercuten en la ciudadanía, sino también en el medio ambiente, puesto que de este modo se fomenta el desplazamiento a pie o con medios no contaminantes, como la bicicleta, en detrimento del automóvil o la motocicleta. Por tanto, disminuyen las emisiones de CO2, es decir, las emisiones de humo de estos medios de transporte, al menos en aquellos casos en los que los desplazamientos sostenibles que hemos indicado (a pie o en bicicleta) sean factibles porque la distancia a recorrer no sea excesiva. E indudablemente también contribuirá a descongestionar el tráfico urbano, que en algunas ocasiones llega a producir atascos y retraso en los desplazamientos, así como problemas de aparcamiento.

Por ello, son cada vez más los Ayuntamientos que introducen estas medidas en sus planes integrales de movilidad sostenible. Pequeños gestos que contribuyen a la causa. En el caso de Utrera, estas medidas se entienden teniendo presentes los desplazamientos habituales del día a día de los vecinos, que en su mayoría están destinados a ir al trabajo o a los centros de estudio, pasear o salir de compras, entre otros. Y es que, como indicábamos en el post Movilidad peatonal en las zonas céntricas para reactivar la actividad económicamayor presencia de zonas peatonales en el centro urbano puede ayudar a los negocios de la zona, en la medida en que los ciudadanos podrán discurrir tranquilamente por estas zonas totalmente cerradas al tráfico. De hecho, el 85 % de los usuarios que han respondido a la encuesta de dicho post consideran necesario promocionar la movilidad peatonal en esta zona.

Un último punto destacado del beneficio que aporta a las ciudades la peatonalización de determinadas zonas, pero que escapa al aspecto de sostenibilidad, aunque siempre está presente, es que contribuye al mantenimiento de una vida saludable, dando más posibilidades a los vecinos de realizar sus desplazamiento a pie o en bici en lugar de motorizados. Del mismo modo, las zonas peatonales se convierten en espacios en los que también se puede pasear, que es al mismo tiempo una actividad de ocio y física.