La Base Aérea de Morón de la Frontera cuenta entre su plantilla con trabajadores españoles que cubren distintos puestos en las instalaciones. Muchos de ellos proceden de localidades cercanas, como la propia ciudad de Morón de la Frontera, El Coronil, Arahal o nuestra localidad, Utrera. Y es que la conexión directa por carretera facilita los desplazamientos hasta la base, que se sitúa en el kilómetro 14 de la carretera Morón–Sevilla.

La ubicación de la base en las coordenadas indicadas no solo ha propiciado un punto de empleo cercano, sino que ha llevado a que muchos otros trabajadores de la base elijan Utrera como lugar de residencia. Es el caso de decenas de militares que viven en la conocida barriada de los Militares junto a sus familias. Este crecimiento de la población utrerana pudiera considerarse positivo, ya que viene de la mano de mayores posibilidades de consumo y uso de los servicios municipales, puesto que no sólo eligen Utrera trabajadores españoles de la base, sino que también contamos con un buen número de norteamericanos. En este sentido, estas Navidades se llevó a cabo una interesante actividad con clientes de la Base Americana con los que se realizaron “personal tours”, es decir, una ruta de visitas por los comercios asociados de Utrera. De este modo, se les dio a conocer la oferta comercial con la que cuenta Utrera, así como el entorno de la ciudad como atractivo turístico para estos y futuros clientes.

La vinculación de Utrera con la Base de Morón queda reflejada en hechos como elegir nuestra ciudad para el desarrollo de los actos con motivo del 75 Aniversario de la Creación de la Base de Morón. Del mismo modo, también se hace patente a través de la presencia del monumento dedicado al avión F-5, cedido a nuestra ciudad por la Base de Morón, al igual que también a las localidades de Morón de la Frontera y Dos Torres.