Desde 2006 existe la Ley Antitabaco en España, cuya entrada en vigor no estuvo exenta de polémica, que se vio acentuada cuando se introdujo un endurecimiento de la misma en 2011, prohibiendo fumar en casi todos los espacios públicos cerrados. A partir de entonces, también se consideraron espacios libres de humo ciertos espacios al aire libre, como las zonas infantiles en los parques y los recintos hospitalarios.

Estas medidas que introdujo la ley venían a paliar el consumo de tabaco entre la población. Por ello, se acompañaron de otras que afectaban al precio del tabaco y a la inclusión de fotografías explícitas, a la par que impactantes, en las cajetillas de tabaco que muestran el daño que produce el tabaco en las personas fumadoras. Todo ello con el objetivo de concienciar a la población ante esta adicción que cada año provoca unas 50.000 muertes solo en España. El tabaco, además, es el causante del 30% de las muertes por cáncer, del 20 % de las producidas por enfermedades cardiovasculares y del 80% de las enfermedades pulmonares obstructivas crónicas, como señala la Aecc (Asociación Española contra en Cáncer). Estos son los datos si hacemos referencia a los fumadores directos, pero el tabaco también produce daños entre los fumadores pasivos (aquellos que sin fumar, están expuestos a la inhalación del humo del tabaco). Según la OMS (Organización Mundial de la Salud), el tabaco mata cada año en el mundo a más de 600.000 personas no fumadores pero expuestas al humo de tabaco ajeno.

La ley afectó indudablemente a los negocios de hostelería puesto que sus clientes ya no podían fumar en el interior de sus locales, ni siquiera habilitando zonas para ello. Quedó prohibido. En este sentido, de un tiempo a esta parte han proliferado las terrazas en restaurantes y bares, que si bien en muchos casos ya existían para disfrute de los clientes de las agradables temperaturas de primavera y verano, ahora se mantienen abiertas todo el año para dar la opción de poder fumar. Y es que, de lo contrario, el acto de poder fumar queda relegado al ámbito privado.