Conservar el patrimonio monumental de Utrera es una labor necesaria para perpetuar nuestro pasado histórico y que alcance a las generaciones venideras. Por ello, los monumentos deben someterse a posibles restauraciones cuando sea necesario. En cualquier caso, hasta entonces, deben tener un correcto cuidado y reservarlas, en la medida de lo posible, de agentes externos que puedan afectarles, como son los excrementos de ciertas aves como las palomas que son corrosivos y deterioran la piedra de las fachadas. Del mismo modo, aunque Utrera no es una ciudad con excesivo tráfico, la polución también es un aspecto a tener en cuenta porque ensucia la piedra de la fachada de los edificios.

Hemos destacado estos edificios por su valor patrimonial, es decir, porque son huella de nuestro pasado histórico y cultural, pero conservarlos en óptimas condiciones también tiene que ver con el turismo, en el sentido de que pueden ser un atractivo para atraer visitantes a nuestra ciudad. El castillo, la Iglesia de Santiago, el Santuario de Consolación, el Antiguo Cuartel de Caballería, Santa María de la Mesa o el Hospital de la Santa Resurrección son algunos de los monumentos con los que cuenta la ciudad y que conforman su patrimonio monumental.

Si bien es cierto que cada uno data de una fecha distinta y son testimonio del pasado, todos se mantienen en la actualidad con diferencias en cuanto a su conservación. En lo que respecta al Ayuntamiento de Utrera, tiene presente estos edificios, sobre los que lleva a cabo actuaciones, en muchos casos subvencionadas por distintos organismos, como la Diputación de Sevilla o la Junta de Andalucía.