Entre el mobiliario urbano con el que cuenta Utrera se incluyen las papeleras que podemos encontrar a lo largo del acerado en distintos puntos de la ciudad. La recogida de la basura que acumulan es labor del Consistorio, que lleva a cabo a través de sus operarios, pero que en ella se depositen papeles y otro tipo de residuos destinado a estos contenedores, es labor del ciudadano. Es más, es una labor de conciencia cívica y de responsabilidad, encaminada a mantener limpia nuestra ciudad.

Manteniendo Utrera limpia damos ejemplo y mostramos una imagen agradable no sólo para los utreranos, que disfrutamos de primera mano de la ciudad, sino también para el visitante. Y es que una ciudad limpia tiene que ver con una comunidad cívica y que respeta la convivencia vecinal.

Del mismo modo, es necesario mantener en óptimas condiciones las papeleras y evitar que sufran actos vandálicos que requieran de su reparación o retirada, prescindiendo de ellas o provocando su sustitución, con el consiguiente coste que ello conlleva. Si bien es cierto que el Ayuntamiento de Utrera está sujeto a la recepción de ayudas destinadas a tal fin, el objetivo es que la ciudad cuenta cada vez con más zonas que dispongan de papeleras y no que esas ayudas tengan que ser destinadas en última instancia a zonas que ya contaban con este mobiliario.

Además de recoger los residuos de las papeleras, los operarios municipales también se encargan de mantener limpias las calles mediante su barrido, pero lo ideal es que la limpieza esté destinada a recoger residuos inevitables, es decir, que no hayan sido tirados al suelo por los viandantes, tales como las hojas de los árboles, entre otros residuos.