El ahorro energético y su consiguiente ahorro económico es el que intentan llevar a cabo la mayoría de los hogares españoles para ver reducidas sus facturas eléctricas. Y es que hay meses del año donde observamos que éstas suben inevitablemente por un mayor uso de los aparatos eléctricos para combatir las temperaturas de la época (aires acondicionado en verano y calefacciones y estufas en invierno), por ello, siempre estamos buscando alternativas de ahorro.

Afortunadamente, la tecnología se adapta cada vez más a esta necesidad de la sociedad, por ello los electrodomésticos se diseñan de modo que trabajen siendo eficientes desde el punto de vista energético. En este sentido, debemos detenernos en las bombillas del hogar. Tradicionalmente, hemos usado las bombillas incandescentes, que producen una luz amarilla y cálida, pero desde el año 2012 ya no se fabrican por normativa europea. Si aún podemos encontrar algunas en el mercado pertenecen al stock. Desde el punto de vista energético, que es el que nos ocupa, tomamos las palabras de Xavier Perpinyà, coordinador español del proyecto «Consumerising solid-state lighting» e investigador Ramón y Cajal del Instituto de Microelectrónica de Barcelona del Centro Nacional de Microelectrónica (IMB-CNM), que decía estas palabras en entrevista para el diario ABC:

«Las bombillas incandescentes no contaminan más o gastan más energía sino que son menos eficientes ya que necesitan más cantidad de electricidad para crear luz.»

Por todo ello, la alternativa es apostar por el uso de las bombillas de led. Siguiendo las palabras que ofrecía Perpinyà para ABC en 2012, se refería a las bombillas LED del siguiente modo: Para los expertos y la Unión Europea, estas bombillas son el futuro próximo, ya que producen más lúmenes (flujo luminoso) por vatio que las demás y por esto son más eficientes. Permiten controlar la intensidad de la luz […] Se encienden rápidamente, a diferencia de las bombillas fluorescentes, y tienen una duración de 25.000 horas, frente a las 1.200 de la bombilla incandescente o las 10.000 de las compactas. (Fuente: ABC)

Hoy en día, las bombillas led son una de las mejores alternativas para la iluminación en el hogar. El único inconveniente que podemos encontrar es que poseen un precio más elevado que las tradicionales, pero puede ser compensado con el ahorro que aportan. En cualquier caso, nos gustaría conocer vuestra opinión, por lo que os planteamos la siguiente cuestión: