El patrimonio eclesiástico y religioso de cualquier ciudad se convierte en un importante atractivo turístico además de lugar de culto, que congrega a cientos de fieles que veneran al titular del templo.

Un buen ejemplo de ello en Utrera lo representa el Santuario de Nuestra Señora de Consolación, patrona de nuestra localidad, a la que profesan su fe no sólo los utreranos, sino también gente venida de distintos puntos de la provincia, que incluso peregrinan hasta Utrera cada mes de septiembre, mes en el que se celebra su festividad. La iglesia del Santuario de Nuestra Señora de Consolación es de estilo Barroco Clasicista de principios del siglo XVII. 

No obstante, Utrera cuenta con un importante patrimonio cultural en este aspecto que no se ciñe a Consolación. Iglesias como Santa María de la Mesa y Santiago el Mayor son importantes huellas del pasado histórico de Utrera. Sin ir más lejos, Santa María de la Mesa es parte de un templo del medievo y en el año 1979 fue declarado Bien de Interés Cultural Monumento Histórico-Artístico. Por su parte, la parroquia de Santiago el Mayor es de estilo gótico y pertenece al siglo XV. La belleza de estos templos no ha pasado desapercibida al paso del tiempo, por lo que después de siglos, ambas han sido sometidas a procesos de restauración que han contado con el apoyo institucional, como el realizado a principios de este año en la puerta del Sol de Santa María de la Mesa. Y es que tan importante como seguir sirviendo a sus funciones principales, es mantener en buen estado de conservación estos monumentos que forman parte del patrimonio de Utrera, para que continúen también formando parte de su historia. Indudablemente, también representan un importante atractivo turístico, por ello en ocasiones se han celebrado jornadas de puertas abiertas para su disfrute.

Junto a los templos citados, no debemos olvidar la Iglesia de San Francisco, de origen jesuita, o el Convento de la Purísima Concepción, habitado por la Orden de las Carmelitas, entre otros tanto.  Un importante patrimonio que conecta con tradiciones que siguen perpetuándose en Utrera.